a

VENTA DE MIEL POR LOS PRODUCTORES EN CYL

 Para poder realizar la venta directa de sus productos, regulada en la Orden SAN/1175/2014, los productos primarios objeto de venta deberán proceder de explotaciones inscritas en el REACYL y estar en posesión del certificado acreditativo de inscripción.

 

El etiquetado deberá constar con los siguientes datos:

 

1.- Cantidad neta: Se expresará preferentemente en unidades de masa. Se utilizará según el caso el kilogramo (Kg) o el gramo (g).

 

2.- Identificación de la empresa: El nombre, la razón social o la denominación del fabricante o el envasador o de un vendedor establecido dentro de la Unión Europea (persona física o jurídica inscrita en el REACYL) y, en todo caso, su domicilio.

 

                        3.- Denominación de venta: MIEL

 

4.- Fecha de duración mínima: “consumir preferentemente antes del día, mes y año”. Suele ponerse dos años desde la fecha de recolección de la miel, pero no existe ninguna legislación al respecto.

 

5.- Identificación de la explotación agraria

08/XX/XXXXX/X

08=Código de la comunidad de Castilla y León

XX= Código Provincia

XXXXX= Código secuencial dentro de cada provincia

X= Tipo de titularidad de la explotación agraria

 

Las cantidades máximas autorizadas en venta directa de miel por cada producto y proveedor son de 20 kilos por semana y de 5 kilos por semana por productor para polén, propóleos (solamente se puede vender en bruto; es decir, sin transformación) y jalea real.

 

En caso de venta in-situ , no será necesario el etiquetado, vale con la información oral.