Metidos en fechas navideñas y a las puertas del fin de semana, nada mejor que preparar una deliciosas galletas para sorprender a familiares y amigos. La mezcla del sabor de la miel con las especias resulta deliciosa y sorprendente.

Dales la forma que más te guste y una vez realizadas puedes realizar paquetitos de regalo para tus amigos.

Toma nota de los ingredientes: 150 g de mantequilla sin sal, 125 g de miel, 200 g de azúcar, 60 ml de leche, media cucharadita de sal, 400 g de harina de trigo, 100 g de maicena, 2 cucharaditas de levadura química, 1 cucharadita de canela molida y otra de jengibre molido, media cucharadita de nuez moscada molida, una pizca de clavo molido.

La elaboración consta de varios pasos, pero no es complicada. En primer lugar derrite a fuego medio en un cazo la mantequilla junto con la miel, el azúcar y la leche. Cuando la mezcla esté homogénea con todos los ingredientes bien integrados, resérvala para que enfríe un poco.

Precalienta el horno a 180º. En un recipiente hondo por la harina de trigo y la maicena, la levadura, la sal, canela, nuez moscada y clavo. Añade poco a poco la preparación inicial de miel que tenías reposando. Mezcla y amasa ligeramente todos los ingredientes hasta tener una masa lisa y húmeda, pero no pegajosa.

Con la ayuda de un rodillo de cocina, estira la masa hasta conseguir un grosor de unos 2-4 mm. Dale forma a las galletas utilizando cortadores navideños bonitos: árboles, estrellas, corazones… Coloca las galletas en una bandeja de horno y hornéalas durante 12 minutos, hasta que empiecen a dorarse. Una vez sacadas del horno déjalas enfriar sobre una rejilla. ¡Y listas para disfrutar! Una receta sencilla, navideña y llena de energía.