Si bien este súper alimento no tiene fecha de caducidad, si debemos protegerlo para que su sabor y propiedades no se vean alteradas.

Temperatura de conservación

Se recomienda conservar la miel a temperatura ambiente, entre los 18 y 24 grados centígrados.

La miel nunca debe guardarse en la nevera. Los cambios de temperatura pueden alterar el color, textura y sabor de la miel. Dependiendo de la época del año toma las siguientes precauciones:

  • Durante el verano déjala en un sitio con sombra, no necesariamente cerrado.
  • Durante el invierno evita las corrientes y las zonas excesivamente frías. Tampoco debes dejarla cerca de los sistemas de calefacción.

Elige el envase más adecuado

El envase más utilizado para su conservación es el vidrio. Ten la precaución de tenerlo siempre cerrado para evitar que lleguen a su interior elementos extraños. Otro motivo importante es evitar que el oxígeno dañe la miel o afecte a su sabor.

La elección del vidrio no es al azar. Este material no se oxida, resiste los cambios de temperatura y no suelta químicos sobre el producto.

Tiempo de conservación de la miel

Elige miel pura, sin aditivos ni adulterada y consúmela con total confianza. Si sigues los consejos de conservación indicados la podrás disfrutar de principio a fin.